Ermita de San Bartolomé

.

Está situada en el camino viejo a Córdoba, en el paraje llamado “Los Almadenes”, y rodeada de ruinas, escorias de fundición y excavaciones mineras que se remontan a la época romana.

Precedida por una pequeña alameda, se levanta la ermita, cuyos orígenes datan del siglo XIV.

Consta de una sola nave, de planta rectangular, con cuatro arcos apuntados, mostrando la cabecera planta cuadrada cubierta con bóveda de cuatro nervios de granito, y separada del cuerpo principal por un arco gótico. La puerta de acceso al templo presenta un arco apuntado enmarcado por alfiz y está precedida de un pórtico con arcos de medio punto que descansan sobre pilares.

La ermita de San Bartolomé es la que mejor conserva su aspecto primitivo. Fue restaurada por la Escuela-Taller “Las Ermitas” en el siglo A la ermita se accede por un pequeño patio con altos muros que rodean la entrada, lo que nos hace pensar  que esta  ermita pudo ser usada como lazareto, con el fin de aislar a los enfermos, en la época de las terribles pestes. Durante la primavera-verano de 2008, fue escenario del rodaje de algunas escenas de la película “El Libro de las Aguas”, basada en la novela homónima de Alejandro López Andrada, dirigida por Antonio Giménez-Rico.

La romería de San Bartolomé se celebra a finales del mes de mayo, días en los que se realizan tanto  actos lúdicos y festivos, como religiosos. El sábado tiene lugar la Verbena en los alrededores de la ermita, con música y servicio de bar, y el domingo se lleva a cabo la función religiosa, celebrada dentro de  su ermita. A continuación,  San Bartolomé es sacado a hombros en procesión, por los  alrededores de la ermita y da comienzo la romería popular, en la que se reúnen numerosos vecinos de Hinojosa y  de otros pueblos, para pasar una jornada de convivencia en los aledaños de la ermita.

Antes de anochecer, aproximadamente a las ocho de la tarde, San Bartolomé sale  camino a la Parroquia de San Sebastián, en la cual permanecerá hasta Agosto, que es llevado de vuelta al paraje de los Almadenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *